Nada cambia si no cambiamos nada

En el trabajo, al igual que en la vida, el cambio debe ser provocado. Por mucho que algo no guste o no vaya bien, si una persona no decide parar y cambiar, los hechos seguirán siendo los mismos y nada cambiará.

¿De qué sirve quejarte del trabajo a los amigos o familia? ¿Cambia algo? La respuesta es NO. Una queja o una sugerencia del trabajo con los amigos o familia se queda en las cuatro paredes de una habitación o en el bar donde has hecho unas cañas. Solo sirve para desahogarte en ese momento, pero al día siguiente el problema sigue allí, porque nada ha cambiado.

Si no se actúa, si no se provoca ese cambio, todo sigue igual, nada cambia. Cada día te podrás quejar de lo mismo, pero depende de ti (sí, solo de ti) que aquello que crees que se puede mejorar o tiene que cambiar, cambie. 

Hay varias formas de conseguirlo, pero todo se empieza con la comunicación. COMUNÍCALO, haz saber qué está pasando y aporta tu sugerencia de mejora de cómo se debería hacer y qué se debería cambiar. 

Para contribuir a este cambio, para comunicarlo, existe Workpinion. Un lugar donde todos los trabajadores pueden aportar su granito de arena y sugerir mejoras en el ámbito laboral. Da a conocer qué prácticas realizan en tu empresa o qué condiciones. Construyamos entre todos un mejor mercado laboral.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *